Vivir de la renta debería ser un propósito de todos